Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Manifestantes acusados de vandalismo en hotel del Algarrobico niegan responsabilidad, afirman haberse manifestado pacíficamente desde la playa

Manifestantes acusados de vandalismo en hotel del Algarrobico niegan responsabilidad, afirman haberse manifestado pacíficamente desde la playa

En Almería, 28 acusados se enfrentan a cargos por ingresar al hotel del Algarrobico en Carboneras en mayo de 2014 para realizar una pintada en la fachada con la frase 'Hotel ilegal'. Los acusados niegan su participación en los hechos y aseguran que acudieron a la playa para protestar contra la construcción.

En el juicio, la acusación particular pide un año de prisión para cada acusado, además de una multa y una indemnización. Algunos de los acusados afirmaron que no estaban vinculados a ninguna organización y que se enteraron de la manifestación a través de las redes sociales.

Los acusados alegan que no vieron a trabajadores dentro del hotel cuando ingresaron y que fueron identificados por la Guardia Civil en la playa sin incidentes. Durante el juicio, se mencionó que los activistas actuaron coordinadamente, pero no se pudo determinar el papel específico de cada acusado.

El juicio reveló discrepancias sobre el número de personas en el hotel y la presencia de monos de trabajo y pintura negra. Los acusados sostienen que su intención era hacer la pintada y no se detuvieron hasta completarla, a pesar de las órdenes de la Guardia Civil.

El responsable de mantenimiento del hotel declaró que los activistas causaron daños e incertidumbres sobre la seguridad del edificio. Se mencionó que el hotel tenía una seguridad mínima en ese momento y se desconoce cómo lograron ingresar los activistas.

El representante legal de Azata del Sol defendió la legalidad del hotel y criticó la acción de los activistas, mientras que la empresa propietaria aseguró que planea reparar los daños causados hace diez años. El informe pericial presentado en el juicio calificó al edificio como una ruina urbanística y económica.

Después de que las partes ratificaran sus peticiones, el juicio ha quedado visto para sentencia.