Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Nuevo caso del Virus del Nilo en La Puebla de los Infantes, Andalucía: hombre de 75 años.

Nuevo caso del Virus del Nilo en La Puebla de los Infantes, Andalucía: hombre de 75 años.

La Consejería de Salud y Consumo de la Junta de Andalucía ha confirmado este viernes que un vecino de 75 años de La Puebla de los Infantes (Sevilla) es el segundo caso de virus del Nilo en humanos en Andalucía en este 2023. El paciente fue dado de alta a finales del pasado mes de agosto y se encuentra "en perfecto estado de salud". El primer caso fue en el de una mujer de Arroyomolinos de León (Huelva), que falleció a los 84 años el pasado 24 de agosto. Tenía "patologías previas".

La Junta ha informado de este segundo caso en una nota de prensa en la que afirma que el último informe de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica sobre las capturas realizadas entre el 28 de agosto y el 1 de septiembre recoge la detección de presencia del Virus del Nilo Occidental en Villamanrique de la Condesa (Sevilla) y en Barbate y Benalup-Casas Viejas (ambos en Cádiz). En este sentido, el resultado de las 23 trampas restantes situadas en las provincias de Sevilla, Cádiz, Huelva y Córdoba ha sido negativo.

Por otro lado, la Junta ha recibido información de presencia del Virus del Nilo Occidental por parte de la Estación Biológica de Doñana en mosquitos capturados en La Puebla del Río (Sevilla) y en Medina-Sidonia (Cádiz). Asimismo, el Servicio de Sanidad Animal de la Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural ha notificado un caso confirmado de caballo con Virus del Nilo Occidental en la localidad de Alcaracejos (Córdoba).

Además, el Servicio de Vigilancia Epidemiológica de Aves Silvestres de la Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul ha notificado la existencia de un búho chico con Virus del Nilo en Villamanrique de la Condesa (Sevilla). De otra parte, el Centro Nacional de Microbiología ha confirmado la muestra positiva de presencia de Virus del Nilo Occidental remitida desde la Consejería de Salud y Consumo en un hombre de 75 años de la localidad sevillana de La Puebla de los Infantes, que fue dado de alta a finales de agosto y que se encuentra "en perfecto estado de salud".

Se trata, por tanto, del segundo caso detectado en la comunidad autónoma en lo que va de año, sumándose al detectado en una mujer de 84 años de Arroyomolinos de León (Huelva). Las delegaciones territoriales de Salud y Consumo de las provincias donde se ha detectado circulación de virus han comunicado a los responsables municipales las actuaciones de salud pública que deben adoptar según lo previsto en el Programa de vigilancia y control integral de vectores transmisores de FNO en Andalucía para reducir de forma relevante las probabilidades de transmisión a la población.

Desde la Consejería de Salud y Consumo se ha insistido en la "necesidad" de que la población mantenga las "medidas preventivas" para evitar picaduras de mosquitos en las horas de mayor actividad de las especies transmisoras de esta enfermedad, tanto individuales --uso de repelentes y ropa clara que cubra la mayor parte de la piel--, así como domesticas --uso de mosquiteras, evitación de aguas estancadas y repelentes ambientales-- sobre todo para la población vulnerable con inmunidad comprometida.

El seguimiento periódico de las poblaciones de mosquitos mediante trampas situados en puntos estratégicos permite conocer las distintas especies de mosquitos, la densidad poblacional y la detección de la presencia del Virus del Nilo Occidental en especies transmisoras como son Culex perexiguus, Culex pipiens, Culex modestus y Culex laticinctus.

La localización de los emplazamientos para las trampas se realiza en 26 municipios de Andalucía, bien por estar estos clasificados como áreas de riesgo alto o moderado bien para obtener información sobre el progreso del vector en territorios con niveles de riesgo inferiores. El objetivo que se persigue es la detección temprana del aumento de la densidad de mosquitos transmisores y la circulación del virus en los mosquitos para informar a la administración local que intensifique las acciones de vigilancia, control y comunicación en su territorio, disminuyendo así las probabilidades de transmisión a humanos.