• lunes 26 de septiembre del 2022

Ocho detenidos de una red que fabricaba drones y sumergibles capaces de atravesar el Estrecho con hasta 200 kilogramos de sustancia

img

ALGECIRAS (CÁDIZ), 4 Jul.

Agentes de la Policía Nacional han desmantelado una organización presuntamente dedicada al narcotráfico a mediana escala y a la fabricación de drones y semisumergibles capaces de atravesar el Estrecho con una carga de hasta 200 kilogramos de estupefaciente dentro. Se ha detenido a ocho personas, de las que seis han ingresado en prisión.

Según explicó la Policía Nacional, edificaban de forma artesanal estos automóviles, aparte de efectuar dobles fondos o "caletear" otros medios de transporte para esconder estupefacientes, teniendo por clientes del servicio a toda clase de organizaciones delincuentes y haciendo su actividad desde distintas naves industriales de Castellar de la Frontera (Cádiz).

Además, de las ocho personas detenidas en ayuntamientos de Cádiz, Málaga y Barcelona por delitos de tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal, fueron intervenidos 145 kilogramos de hachís, ocho kilogramos de mariguana, 157.370 euros, diez automóviles y seis drones de importante tamaño con hasta 12 motores y autonomía para 30 km en los ocho registros practicados en las provincias de Málaga, Cádiz y Barcelona.

Se trata de la primera ocasión donde se han intervenido este género de automóviles, que trabajan bajo el agua sin tripulación dentro, llamados automóviles submarinos no tripulados o UUV (Unmanned Underwater Vehicle), populares como "drones submarinos". Concretamente tres, 2 de ellos en etapa de fabricación y uno prácticamente concluido, que habían de ser entregados a narcotraficantes franceses para el transporte de esenciales proporciones de cocaína.

Una vez comenzada la investigación en el mes de abril del pasado año y fruto de varios seguimientos y vigilancias, se comprobó la presencia de un conjunto cuya actividad criminal tenía como clientes del servicio a otras organizaciones delictivas de toda índole.

Los investigados edificaban medios de transporte artesanales dirigidos a hacer más simple su propósito delictual o efectuaban dobles fondos o "caletas" en turismos o remolques para esconder sustancia. Concretamente realizaban drones de importante tamaño y aptitud de carga, tal como semisumergibles no tripulados capaces de albergar entre 150 y 200 kilogramos de carga. Entre otros usos, estos aparatos podían aceptar a los narcotraficantes transportar enormes proporciones de estupefaciente de manera recóndita cruzando el Estrecho de Gibraltar.

Las pesquisas se alargaron a lo largo de 14 meses, tiempo en que se descubrió de qué manera estos individuos prestaban servicios de carácter logístico a toda clase de organizaciones delincuentes, llegándose a advertir a clientes del servicio de países como Italia, Francia o Dinamarca, o a integrantes de otras bandas del territorio nacional estables en Cataluña, la Costa del Sol, el Campo de Gibraltar o Ceuta.

Dado el carácter en todo el mundo de los contactos que sostenían, se estableció una angosta colaboración con la Policía Nacional francesa, en tanto que un considerable número de estos automóviles con dobles fondos se dirigían, una vez cargados con sustancia, hacía el país vecino.

Además, vinculados a esta operación se pudo detectar a múltiples ciudadanos marroquíes y daneses que estarían mandando desde el sur de España esenciales proporciones de hachís hacía el norte de Europa destinadas a las organizaciones delincuentes de origen magrebí conocidas como Mocro-maffia.

Los estudiosos advirtieron hasta 13 automóviles de distinto tipo a los que se les habrían practicado dobles fondos para esconder y transportar drogas, ciertos de ellos fabricados dentro de remolques y capaces de albergar hasta 800 kilogramos. Se han intervenido 4 de estos automóviles, consiguiendo la aprehensión de 145 kilos de hachís y ocho de mariguana.

En preciso uno de estos transportes fue detenido en el momento en que se dirigía hacia Dinamarca dentro de una grúa con la intención de eludir probables controles policiales, con 218 tabletas de hachís dentro de una "caleta".

La operación concluyó con la detención de ocho personas en Ceuta (una), Málaga (2) y Cádiz (cinco) y la realización de ocho registros en domicilios y naves industriales en distintas ayuntamientos de las tres citadas provincias, donde se han intervenido esenciales cantidades de dinero en efectivo que se levantan a 157.370 euros, diez automóviles y seis drones proveídos con hasta 12 motores y con una autonomía de sobra de 30 km, ascendiendo su valor a mucho más de 50.000 euros.

Seis de los detenidos, a los que se les imputan delitos de tráfico de drogas y de pertenencia a organización criminal, han ingresado en prisión provisional.

Más información

Ocho detenidos de una red que fabricaba drones y sumergibles capaces de atravesar el Estrecho con hasta 200 kilogramos de sustancia