Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Organización criminal de estafas informáticas desmantelada en varias provincias españolas, incluyendo Málaga y Huelva.

Organización criminal de estafas informáticas desmantelada en varias provincias españolas, incluyendo Málaga y Huelva.

MADRID, 21 Oct. - Agentes de la Policía Nacional han desmantelado una organización criminal que se dedicaba a cometer estafas informáticas y que tenía acceso a datos de más de cuatro millones de personas, de acuerdo con un comunicado oficial.

En total, se ha detenido a 34 miembros de esta banda delictiva y se han llevado a cabo 16 registros en diferentes localidades de Madrid, Málaga, Huelva, Alicante y Murcia. Durante los registros se han encontrado dos armas de fuego simuladas, una espada, un bate de béisbol, 80.000 euros en efectivo, cuatro vehículos de lujo, una base de datos con información de cuatro millones de personas y material informático y electrónico valorado en miles de euros.

Esta organización criminal ha llevado a cabo estafas que suman un total de casi tres millones de euros, utilizando diversas estrategias fraudulentas.

Los cabecillas de la banda utilizaban identidades falsas y empleaban técnicas de 'spoofing' para ocultar su verdadera identidad. Además, invertían sus ganancias en criptomonedas.

La investigación comenzó a principios de este año por parte de agentes especializados de la Unidad Central de Ciberdelincuencia. Durante el proceso, se descubrió que esta organización tenía acceso ilegal a bases de datos de entidades financieras y de crédito, desde donde ingresaban dinero en las cuentas de los clientes. Posteriormente, contactaban a estos clientes para informarles que habían realizado un depósito por error y les exigían devolverlo. A medida que avanzaba la investigación, se descubrió que también habían accedido a bases de datos de empresas multinacionales, obteniendo información personal de más de cuatro millones de personas que podrían haber sido utilizadas en futuros delitos.

Con esta información, la organización llevaba a cabo campañas de 'vishing', haciéndose pasar por empresas de suministro eléctrico, campañas de 'phishing' suplantando identidades de distintas entidades bancarias y también cometían la estafa del 'hijo en apuros'. Además, aprovechando que uno de los miembros de la organización ocupaba un puesto estratégico en una multinacional tecnológica, desviaban mercancía de proveedores hacia la organización sin que pasara por la empresa que había adquirido los productos.

Además, obtuvieron beneficios cercanos a los tres millones de euros vendiendo a otras organizaciones criminales las páginas web desarrolladas por los hackers del grupo (como falsos sitios web de entidades bancarias, programas de envío masivo de mensajes y bases de datos cruzadas) a través de foros especializados.

Los líderes principales de esta organización han sido enviados a prisión provisional y se han esclarecido más de 1.000 denuncias. No se descarta la posibilidad de identificar a más autores y víctimas en el futuro.