Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Presunto asesino en Jaén alega "juego de asfixia consentido" en caso de niña de 14 años.

Presunto asesino en Jaén alega

Un joven de 25 años ha sido acusado de asesinar y violar a una niña de 14 años en Alcalá la Real, Jaén, en febrero de 2022. Durante el juicio, el acusado declaró que los terribles hechos ocurrieron como parte de un juego de asfixia consentido que ambos estaban practicando. Según su testimonio, aprendió esta práctica en un campamento y la aplicó en varias ocasiones con la menor, sin imaginar las consecuencias fatales que tendría.

El acusado explicó que todo fue consentido por la víctima y que no pensó que algo saldría mal. Después de la muerte de la menor, el joven confesó que la violó y tomó fotos desnuda para mostrar a sus amigos. Incluso bromeó sobre sus acciones, calificándose a sí mismo como un psicópata, y lamentó que ya no podría viajar a Japón debido a lo sucedido.

Tras llamar al 112 para confesar el crimen, el acusado borró todo el contenido de su móvil y lo reseteó. Durante el interrogatorio, el acusado dio detalles sobre lo ocurrido, asumiendo la responsabilidad de sus actos y describiendo el crimen como parte de un juego que se le fue de las manos.

En la primera jornada del juicio también declararon las amigas de la víctima, quienes confirmaron que el acusado propuso ir a las ruinas de Santo Domingo esa tarde. La madre de la víctima está prevista para declarar esta tarde, mientras que el juicio continuará hasta el próximo miércoles con el objetivo de que el jurado pueda deliberar a partir del jueves.

Tanto el Ministerio Fiscal como la acusación particular solicitan la prisión permanente revisable, junto con 15 años de prisión por agresión sexual y una indemnización de 480.000 euros para la familia de la menor. Estos terribles hechos, que incluyen un asesinato por asfixia y violación, han conmocionado a la comunidad local y marcan un precedente en la solicitud de prisión permanente revisable en Jaén.

Los detalles del crimen, según la acusación del Ministerio Fiscal, muestran que el acusado llevó a la víctima a las ruinas de Santo Domingo bajo falsas pretensiones y allí la asesinó por asfixia. Tras el crimen, el acusado llamó al 112 para informar de lo sucedido, pero no colaboró con las autoridades para localizar el cuerpo de la menor, que fue encontrada sin vida y desnuda en un lugar de difícil acceso.