Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Red de tráfico de vehículos en Europa desmantelada con cincuenta detenidos ucranianos

Red de tráfico de vehículos en Europa desmantelada con cincuenta detenidos ucranianos

El centro de coordinación para la explotación de la operación se estableció en la Comisaría de Policía Nacional de Málaga

MÁLAGA, 3 Jun.

Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con la Gendarmería francesa, la Policía Nacional de Ucrania, las autoridades polacas y bajo la coordinación de Europol y Eurojust, han desarticulado una organización criminal que utilizaba ciudadanos ucranianos vulnerables, principalmente mujeres, para el tráfico ilegal de vehículos en Europa.

En el transcurso de la investigación, que contó con la participación de las autoridades alemanas y letonas, se pudo detener a un total de 50 personas que formaban parte de diferentes niveles de la organización delictiva.

En la fase de explotación simultánea, se llevaron a cabo registros en España, Alemania, Francia, Polonia y Ucrania, incautándose 13 vehículos -once de ellos robados-, documentación falsa, más de 150.000 euros en efectivo, armas de fuego, un fusil de asalto y tres granadas de guerra. Según los investigadores, la organización habría obtenido más de 4.000.000 de euros en ganancias en los últimos dos años.

La investigación se inició a finales de 2022 al detectarse un aumento en el robo de vehículos de alta gama de empresas de alquiler, los cuales eran sustraídos por individuos que se desplazaban por todo el territorio nacional.

Gracias a la coordinación internacional, se logró detectar la misma actividad delictiva en toda la Unión Europea, lo que llevó a la creación de un equipo de trabajo integrado por la Policía Nacional de España, la Gendarmería Nacional francesa y las policías de Ucrania y Polonia junto a Europol para coordinar las acciones, según informó la Policía Nacional en un comunicado.

Además, en el marco de Eurojust, se estableció un Equipo Conjunto de Investigación Europeo entre el Juzgado de Instrucción número 1 de Málaga y los juzgados de los otros países involucrados para facilitar el intercambio de información entre los diferentes cuerpos policiales.

Las investigaciones revelaron una red criminal compuesta por ciudadanos ucranianos y rusos que operaban en toda Europa utilizando ciudadanos ucranianos en situación de vulnerabilidad para robar vehículos de lujo y luego venderlos.

La organización delictiva se dividía en cinco niveles con funciones específicas. En el nivel de dirección se encontraba el líder de la organización, un ciudadano ruso afincado en Marbella, responsable de organizar el traslado de los vehículos robados en Europa utilizando documentación falsa de varios países.

En el nivel financiero se encontraba un ciudadano ruso en Alicante, encargado de las transacciones financieras entre las ramas de la organización, el financiamiento del envío de contenedores y el lavado de dinero obtenido por la organización.

Bajo la supervisión de la dirección, estaba el nivel logístico compuesto por individuos ucranianos y rusos en Alemania, Polonia y Francia, responsables de seleccionar vehículos a robar y buscar empresas de alquiler de interés.

En Ucrania, se reclutaban personas vulnerables para unirse a la organización a cambio de una compensación económica, especialmente mujeres en situación de pobreza.

Finalmente, estaban las mulas, ciudadanos ucranianos en su mayoría, especialmente mujeres, en situación de vulnerabilidad, quienes alquilaban vehículos de lujo en diferentes países europeos para entregárselos a la organización.

El modus operandi consistía en reclutar personas vulnerables en Ucrania con la idea de trasladarlos a diferentes países europeos para alquilar vehículos de alta gama que luego serían entregados a la organización. Tras robar varios vehículos, regresaban a Ucrania para que otro grupo ocupara su lugar en otros países y empresas de alquiler.

Los vehículos robados eran manipulados y falsificados para evitar su detección antes de ser enviados a terceros países, principalmente mediante contenedores marítimos. Los principales países receptores eran Emiratos Árabes, Reino Unido y países de Europa del Este.

A lo largo de la investigación se contabilizaron alrededor de 50 vehículos de lujo robados en varios países europeos como España, Francia, Bélgica, Alemania, República Checa, Portugal, Italia, Lituania, Suiza y Austria.

El 21 de mayo se llevó a cabo la última fase de la operación de manera simultánea en España, Francia y Ucrania, donde se ejecutaron un total de 70 registros y 13 detenciones, incluidos los líderes de la organización.

Los líderes de la organización criminal fueron encarcelados por orden judicial, con la intervención de cuentas bancarias y medios de pago de los investigados.

En total, se logró detener a 50 miembros de la organización criminal a lo largo de la investigación y las operaciones policiales.

El centro de coordinación para la explotación de la operación se situó en la Comisaría de Policía Nacional de Málaga, desde donde se coordinaron las acciones policiales y judiciales con la participación de Europol y Eurojust. Policías de España, Ucrania y Francia, así como operadores de Europol, se desplazaron a los países involucrados para llevar a cabo el operativo debido a la naturaleza conjunta de la investigación a nivel europeo.