Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Sevillano condenado a 7 años por agredir y cortar el cuello de su pareja tras anunciar su ruptura debido a sus constantes insultos.

Sevillano condenado a 7 años por agredir y cortar el cuello de su pareja tras anunciar su ruptura debido a sus constantes insultos.

Un hombre ha sido condenado a siete años de cárcel por delitos de lesiones y detención ilegal en la Audiencia de Sevilla. El acusado cortó el cuello de su pareja con un cuchillo, causándole una herida grave, y le impidió salir de la vivienda en repetidas ocasiones cuando buscaba ayuda. La víctima decidió poner fin a la relación sentimental debido a los insultos que recibía del acusado.

Según la sentencia emitida el pasado 7 de julio, la Audiencia de Sevilla ha declarado probado que el hombre y la víctima iniciaron una relación en noviembre de 2021, conviviendo los fines de semana en el domicilio del acusado. Sin embargo, la mujer decidió terminar la relación debido a los insultos y actos de control del hombre, quien se mostraba celoso de las amistades de su pareja con otros hombres.

A pesar de la insistencia del hombre por reconciliarse, ella accedió a retomar la relación con la condición de que él dejara de consumir alcohol. La noche del 23 al 24 de abril de 2022, ambos consumieron alcohol en un local y regresaron juntos a la vivienda del acusado. Allí, discutieron porque el hombre reprochó a la mujer haber saludado a un amigo en el bar y la insultó gravemente. Ante esto, ella manifestó su intención de dejar la relación nuevamente.

Fue en ese momento que el acusado fue al cuarto de baño de la vivienda y salió de él armado con un cuchillo tipo machete. Amenazó a su pareja diciéndole que se quitaría la vida y la llevaría por delante. Lentamente, fue clavando el cuchillo en el cuello de la víctima. Sin embargo, ella logró que él retirara el cuchillo al decirle que lo quería y no lo iba a dejar, aunque ya había sufrido una herida que sangraba.

La mujer intentó pedir auxilio con su teléfono móvil, pero el acusado se lo impidió y lo destrozó al arrojarlo repetidamente al suelo. Además, impidió que la víctima saliera de la vivienda mientras sangraba abundantemente y llegó a restregarle su propia sangre en el rostro. La sentencia también detalla los intentos posteriores de la mujer por abandonar la vivienda, que el acusado impidió, y cómo él mismo se hizo un corte en la muñeca izquierda para amenazar con más violencia.

Finalmente, la mujer logró escapar cuando el acusado fue al cuarto de baño a lavarse la herida. Fue auxiliada por un viandante en la calle. La Audiencia de Sevilla ha condenado al acusado a tres años de cárcel por un delito de lesiones, con la agravante de género y parentesco, y las atenuantes de reparación del daño e intoxicación por alcohol y fármacos. Además, se le impuso una pena de cuatro años más por detención ilegal y diez años de prohibición de acercarse a la víctima o comunicarse con ella. También se le impuso una multa y la obligación de indemnizar a su expareja con 15.000 euros.