Sevillano condenado por distribuir pornografía infantil, incluyendo bebés, tras ser reportado por Google en los Estados Unidos.

Sevillano condenado por distribuir pornografía infantil, incluyendo bebés, tras ser reportado por Google en los Estados Unidos.

La Audiencia de Sevilla ha dictado una sentencia en la que condena a un hombre a un año y medio de prisión por delitos de pornografía infantil. La condena se debe al descubrimiento de 159 archivos en su teléfono móvil, en los que se encontraban vídeos de menores de 16 años, incluso bebés, participando en conductas sexuales explícitas. Estos archivos fueron compartidos por el acusado con otros usuarios y fueron denunciados por Google ante las autoridades estadounidenses, quienes trasladaron el caso a España.

La sentencia, emitida el 10 de enero por la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla, establece que tanto la Fiscalía como el acusado, identificado como Antonio G.D., vecino de Utrera de 67 años de edad, aceptaron los hechos presentados. Según los informes del Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados de Estados Unidos, puestos a disposición de las fuerzas del orden españolas, el usuario denunciado distribuyó dos archivos de contenido pornográfico infantil a través de su perfil de Google. Estos archivos fueron publicados en la red social Facebook desde la cuenta de usuario plus.google.com/fotos, con la correspondiente dirección IP.

El tribunal destaca que, tras una investigación llevada a cabo por el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Jefatura Superior de Policía de Sevilla, se pudo determinar que la dirección IP correspondía al domicilio del acusado en Utrera. En agosto de 2017, el Juzgado de Instrucción número diez de Sevilla autorizó la entrada y registro en el domicilio, donde se incautaron un disco duro y un teléfono móvil Samsung Galaxy J7, pertenecientes al acusado.

En el análisis superficial del teléfono móvil, se encontraron 159 archivos en la aplicación Gallery Vault, configurada por el acusado, en los que aparecían menores de edad participando en conductas sexuales explícitas, incluyendo la penetración de órganos genitales masculinos por vía vaginal y bucal. Estos archivos habían sido compartidos por el acusado con otros usuarios.

En base a estos hechos, y de acuerdo con la Fiscalía y el acusado, el tribunal impone una condena de un año y medio de prisión por delito de pornografía infantil, así como tres años de inhabilitación especial para cualquier actividad que implique contacto regular y directo con menores de edad, remunerada o no.

Tags

Categoría

Sevilla