• viernes 07 de octubre del 2022

Sierra Bermeja, joya natural de la provincia de Málaga que reaparece un año tras el peor incendio de 2021 en España

img

MÁLAGA, 7 Sep.

Este jueves, 8 de septiembre, se cumple un año del comienzo del incendio forestal en el paraje de Sierra Bermeja, entre las joyas naturales mucho más esenciales de la provincia de Málaga que se vio perjudicada por el mayor fuego que padeció el país en 2021.

El corazón de los malagueños se encogió esa noche con la primera chispa de un incendio que hoy prosigue investigándose como intencionado, y que los sostuvo en desequilibrio a lo largo de seis días hasta darlo por controlado. Las tareas de extinción se alargaron en el transcurso de un mes y medio, 46 días sin reposo hasta el 24 de octubre. Por el sendero de esta pesadilla, el bombero Carlos Martínez Haro perdió la vida.

A pesar del trabajo incansable de cerca de 6.000 efectivos y mucho más de 200 medios aéreos, las llamas se extendieron de manera rápida afectando a un total de 8.401 hectáreas de siete ayuntamientos malagueños: Estepona, Casares, Jubrique, Genalguacil, Júzcar, Faraján y Benahavís, y forzando al desalojo de 2.670 personas.

Estas son las cantidades de un incendio sin precedentes en Andalucía, clasificado de sexta generación, que produjo una meteorología propia con la capacitación de pirocúmulos que iban provocando nuevos focos. Esto, sumado a la espesa masa forestal y a la dificultosa orografía del lote, hicieron una lengua de fuego de enorme virulencia y también incontrolable.

Para combatirla, el despliegue de medios asimismo fue inusual: 5.631 expertos, 98 automóviles pesados y 267 medios aéreos del servicio de extinción de incendios forestales de Andalucía (Plan Infoca), al lado de 230 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), otros 130 efectivos de los bomberos del Consorcio Provincial de Málaga y otros puntos de España, y 43 que proceden de la BRIF del Ministerio para la Transición Ecológica.

Las cantidades que maneja la Junta de Andalucía señalan que 7.300 de las hectáreas de bosque calcinado son de titularidad pública y otras 2.000 de titularidad privada. La mayor una parte de la área se ajusta a Estepona, con 4.117 hectáreas; seguida de Casares, Jubrique y Genalguacil, donde se quemaron mucho más de miles de hectáreas en cada uno de ellos. Las localidades de Júzcar (471), Faraján (285) y Benahavís (0,48) asimismo se vieron perjudicadas.

El fuego destrozó un paraje natural de un incalculable valor medioambiental y asimismo calcinó una parte del bosque de pinsapos, de prominente valor ecológico y único en el planeta. De hecho, el 95% de la área transitada por las llamas pertenece a algún espacio incluido en la Red Natura 2000 y de la Red de Espacios Naturales Protegidos de Andalucía.

También se cobró la vida del bombero del Infoca Carlos Martínez Haro, relacionado al centro de defensa forestal (Cedefo) de Alhama de Almería (Almería), el que va a llevar su nombre, y que va a ser siempre y en todo momento recordado con una estatua que la Junta de Andalucía va a alzar en su honor en el área recreativa de Los Reales de Estepona (Málaga).

La investigación para ofrecer con el creador o los autores del incendio prosigue con múltiples líneas de trabajo abiertas en su instante por el aparato del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de Guardia Civil de Málaga. Todo apunta a una etiología intencional, ya que se advirtieron múltiples focos iniciales con exactamente el mismo procedimiento, producidos de manera prácticamente simultánea y próximos a sendos puntos de una carretera poco recorrida.

Un año tras el fatídico incendio, el bosque prosigue su evolución natural, a pesar de que los especialistas presagian que va a tardar unos 20 años en ser de nuevo lo que fue. En los ayuntamientos damnificados, la vida siguió con determinada normalidad. Y las gestiones trabajan en las actuaciones de urgencia para recobrar la región.

Los trabajos consisten esencialmente en adecentar las rutas y caminos para asegurar el tránsito seguro, recortar árboles quemados y crear construcciones hidráulicas para eludir erosión: fajinas (en las laderas) y albarradas (en los cauces). Estas construcciones vienen a frenar las secuelas asoladoras de las lluvias torrenciales, como las producidas en esta región en el mes de marzo.

El Consejo de Ministros del 21 de septiembre declaró región desastrosa a los ayuntamientos damnificados por el incendio de Sierra Bermeja. El subdelegado del Gobierno en Málaga, Javier Salas, ha recalcado la contestación del Ejecutivo central con la inversión de un millón de euros del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) para trabajos de restauración forestal en la región, tal como los cinco millones de euros premeditados a los ayuntamientos damnificados tras la declaración de Zona Gravemente Afectada por Emergencia de Protección Civil.

En afirmaciones a Europa Press, ha recordado este "mortal" incendio y el "colosal esfuerzo" en la extinción, dirigido por el Plan Infoca, y donde el Gobierno actuó por medio de los medios aéreos y terrestres del Miteco, la Guardia Civil y el ofrecimiento del Gobierno "desde el primer minuto" de la UME, cuya participación fue pedida por la Junta de Andalucía "al cuarto día de iniciarse exactamente el mismo", ha incidido.

Además, Salas ha recalcado la necesidad de que desde la Junta "se apliquen medidas precautorias para eludir incendios" y que, en el caso de generarse, "su encontronazo sea el menor viable por medio de la puesta en marcha de estas medidas de prevención" que, como ha recordado, "son vitales para reducir los efectos de los incendios forestales".

Por una parte del Ejecutivo autonómico, la ejecución de sus proyectos de urgencia están al 91%. Con un presupuesto de unos 4,6 millones de euros, los trabajos se dividieron en cinco lotes, de los que 2 ahora han finalizado, uno está al 98,8% de ejecución, otro al 90% y el quinto, al 71%, según los datos otorgados a Europa Press.

Los trabajos tienen una duración de nueve a 12 meses y, tras ello, se acometerán proyectos de urgencia y estudios de reforestación que van a ir eminentemente dirigidos a recobrar la una parte de pinsapar perdido.

Por su parte, la Diputación de Málaga empezó en el mes de octubre los trabajos de arreglo de rutas y caminos. En total, se han designado 9.000.000 de euros para recobrar y arreglar los daños ocasionados por el fuego, para impedir nuevos incendios y para progresar la aptitud de contestación frente este género de catástrofes, ha precisado a Europa Press el presidente de la institución provincial, Francisco Salado.

De esa cantidad, 4,6 millones corresponden a actuaciones para la optimización de rutas y caminos, 1,9 millones para la reparación y adecuación de las infraestructuras hídricas, 1,4 millones para crear novedosas tomas de agua para camiones de bomberos en los 15 ayuntamientos del Valle del Genal y un millón en ayudas y subvenciones a labradores, ganaderos, explotaciones forestales y compañías de comercio, restauración y turismo rural de los ayuntamientos damnificados.

"Es un espacio fantástico en el que vive gente extraordinaria, emprendedora, hospitalaria, con muchas compañías y negocios que viven del turismo", aseguró Salado, apuntando que se pusieron en marcha múltiples actuaciones para publicitar el Valle del Genal y también impulsar las visitas y estancias.

Mientras las actuaciones avanzan, los movimientos ecologistas prosiguen demandando la participación ciudadana y de los especialistas en el momento de seguir con la restauración del paraje. Desde Ecologistas en Acción critican que las trabajos se han iniciado "bastante próximamente", afectando al suelo de peridotitas, "todavía bastante sensible" por el fuego.

Los ecologistas prosiguen demandando la incorporación de esta región al Parque Nacional Sierra de las Nieves para impulsar su protección, la supervisión y acorazar la región de cara a futuros incendios. A esta idea se sumaron distintas ayuntamientos como el de Estepona --el mucho más perjudicado por este incendio--. Su alcalde, José María García Urbano, ha señalado "los sacrificios por poner en valor este espacio", que tiene singulares ecosistemas que le proporcionan una señalada excepcionalidad.

Más información

Sierra Bermeja, joya natural de la provincia de Málaga que reaparece un año tras el peor incendio de 2021 en España