Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Sindicato Médico insta al SAS a tomar medidas urgentes para evitar el colapso de la atención primaria.

Sindicato Médico insta al SAS a tomar medidas urgentes para evitar el colapso de la atención primaria.

En Sevilla, el Sindicato Médico Andaluz (SMA) ha lanzado una advertencia contundente hacia el Servicio Andaluz de Salud (SAS) por lo que consideran un incumplimiento flagrante del acuerdo alcanzado en 2023 para la reducción de la agenda de los médicos de atención primaria. Según el SMA, medidas urgentes son necesarias para evitar el colapso en este ámbito crucial de la sanidad.

El SMA ha recordado que a principios de 2023, tanto la organización como el SAS llegaron a un acuerdo que contemplaba, entre otras cosas, la reducción de las agendas de los médicos de atención primaria a 35 citas. Sin embargo, el resto de sindicatos presentes en la mesa sectorial -UGT, Satse, CSIF y UGT- se negaron a ratificarlo argumentando que solo beneficiaba a los médicos.

En este sentido, el SMA ha resaltado en un comunicado que dicho acuerdo formaba parte del Pacto por la Primaria firmado en mayo de 2023, el cual la organización médica rechazó al considerar que el SAS no aceptaba la equiparación del complemento de formación, responsabilidad y penosidad (FRP) de los médicos de primaria con los de atención hospitalaria como una demanda irrenunciable.

Además, han señalado que el SAS ha incumplido la reducción de agendas desde el principio, así como el acuerdo que introdujo las continuidades asistenciales en atención primaria.

El sindicato lamenta que, tras la firma del pacto, el SAS haya convocado mesas de seguimiento en las que participan todas las organizaciones sindicales de la mesa sectorial excepto el SMA. Según el SMA, tanto el SAS como los sindicatos han mostrado disposición para negociar mejoras en atención primaria, pero sin la participación de los médicos.

Las mesas de seguimiento, según el SMA, son consideradas un ardid de legalidad cuestionable y han sido objeto de controversia judicial por la organización, lo que denota, según ellos, el escaso interés del SAS y los sindicatos en mejorar las condiciones de los facultativos.