• lunes 26 de septiembre del 2022

Trabajadores de Abengoa aguardan "un deber formal" de la Junta para reunirse con Gobierno y Ayuntamiento

img

SEVILLA, 30 Jun.

Los trabajadores de la internacional andaluza Abengoa aguardan "un deber formal y por escrito" de la Junta de Andalucía de que "están con la compañía y van a contribuir a los trabajadores", aparte de que está preparada para sentarse con el Ejecutivo central y el Ayuntamiento de Sevilla para conseguir una solución.

Así lo ha señalado el presidente del comité de compañía de Abengoa Agua, Valentín San Emeterio, instantes antes de formar parte en la asamblea sosprechada entre los presidentes de los comités de compañía y el asesor de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades en funcionalidades, Rogelio Velasco, y el viceconsejero de Presidencia, Administración Pública y también Interior, Antonio Sanz.

"Deseamos ver cuál es la intención de la Junta, que dicen estar muy preocupados, y deseamos que lo que emiten se realice situación y den un paso adelante", ha subrayado, toda vez que volvió a insistir en festejar un acercamiento entre la Administración andaluza, la central y el Ayuntamiento de Sevilla.

En este sentido, los trabajadores van a hacer distribución de un escrito para soliciar esta asamblea a tres bandas, con el propósito de abrir el abanico de opciones para la internacional andaluza y buscar resoluciones.

Además, los trabajadores mantuvieron una concentración, desde una hora antes de la asamblea, a las puertas de la Consejería de Transformación Económica, Industria, Conocimiento y Universidades. Asimismo, este jueves se reúnen los consejos de administración de Abengoa y de la filial Abenewco con el propósito de buscar resoluciones para las sociedades y la matriz.

Esta situación llega una vez que este pasado martes el consejo administrador del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, gestionado por la SEPI acordase denegar terminantemente la petición de asistencia pública de Abengoa, con la que la compañía procuraba un plan para asegurar su viabilidad futura y eludir un nuevo certamen de acreedores, "al no estar probada la viabilidad y no estar garantizado el reembolso del préstamo pedido".

La denegación de la asistencia pública hace prácticamente decaer el plan a fin de que el fondo estadounidense Terramar aportase 200 millones de euros a cambio del 70% capital, puesto que se encontraba relacionado a la inyección de dinero público.

Así, Abengoa queda abocada hacia el que probablemente sea uno de los mayores concursos de acreedores de la historia empresarial de españa, con un orificio de prácticamente 6.000 millones de euros.

Ahora, la compañía, cuya matriz está en certamen desde febrero del año pasado, va a deber decantarse por el marco de la Ley Concursal y elegir si amplia y extensa ese certamen al conjunto o si diferentes sociedades del mismo solicitan preconcurso y certamen.

Ante esta situación, los trabajadores de Abengoa están ya hace múltiples días acampados a las puertas de la Subdelegación del Gobierno en Sevilla y las movilizaciones se han continuado desde el aviso de la SEPI. La última tuvo rincón en el Palacio de San Telmo --Sede de la Presidencia de la Junta-- este pasado miércoles, coincidiendo con el Consejo de Gobierno de la Junta.

Más información

Trabajadores de Abengoa aguardan "un deber formal" de la Junta para reunirse con Gobierno y Ayuntamiento