Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Tres jóvenes condenados por agresión en un piso de Málaga con amigos.

Tres jóvenes condenados por agresión en un piso de Málaga con amigos.

La Audiencia de Málaga ha dictado sentencia condenatoria para tres individuos involucrados en una pelea desencadenada en un apartamento de la capital malagueña, tras una reunión con otros asistentes que culminó con un joven perdiendo dos dientes y otro participante con contusiones.

Según lo establecido en la sentencia, la disputa comenzó cuando cuatro jóvenes se encontraban en un piso consumiendo alcohol en compañía de otras personas. En un momento dado, uno de los acusados atacó con un vaso de cristal a uno de los jóvenes presentes, quien finalmente fue absuelto, desencadenando una serie de golpes de otros dos participantes en respuesta a la agresión inicial.

Como resultado de la agresión, el joven agredido sufrió dos heridas contusas en la zona craneal derecha y en el labio, perdiendo dos dientes, lo que requirió atención médica y quirúrgica durante 21 días para su recuperación, de acuerdo a la resolución judicial obtenida por Europa Press.

El acusado que provocó la agresión inicial sufrió una herida en la mano y en la muñeca, además de una contusión femoral, necesitando también tratamiento y rehabilitación para su recuperación, aunque sin secuelas, como indica la sentencia emitida por la Audiencia malagueña.

Como consecuencia de estos eventos, los acusados fueron condenados por un delito de lesiones, imponiéndose una pena de 18 meses de prisión y una indemnización al agredido con el vaso de cristal. Sin embargo, este último ya había consignado judicialmente 9.815 euros en concepto de responsabilidad civil, por lo que solo resta pagar la cantidad de 1.409 euros.

Los otros dos acusados fueron condenados al pago de una multa de 1.800 euros, así como a indemnizar al agredido conjunta y solidariamente con 1.950 euros.

La Sala argumenta que los tres implicados habían consumido bebidas alcohólicas, lo que resultó en "un simple abuso de las mismas, con un impacto menor en sus capacidades intelectivas y volitivas".

Además, el Tribunal absuelve al joven herido, considerando que "no se ha demostrado su participación en los hechos", ya que apenas intercambió unas palabras con uno de los implicados antes de ser agredido, lo que sugiere que no tuvo tiempo para reaccionar debido a la secuencia de los acontecimientos.