Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

El exlíder de UGT-A Fernández Sevilla declarará el lunes en juicio por fraude de ayudas.

El exlíder de UGT-A Fernández Sevilla declarará el lunes en juicio por fraude de ayudas.

La justicia se prepara para entrar en una nueva etapa con la comparecencia de los acusados, luego de haber escuchado a testigos y peritos

SEVILLA, 21 Abr.

Desde este lunes, la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla se enfrenta a una nueva fase del juicio contra el ex secretario general de UGT-A Francisco Fernández Sevilla y otros cuatro altos cargos de la organización sindical. Son acusados de fraude de subvenciones junto con falsedad en documento mercantil.

A partir de ahora, los acusados comenzarán a comparecer, empezando por Francisco Fernández Sevilla, ex vicesecretario de Organización y ex secretario general del sindicato. Además, en este caso se incluye al ex secretario general de Administración de UGT-A, Federico Fresneda, a María Charpín, Dolores Sánchez, Enrique Goicoechea y a diez proveedores del sindicato a través de las empresas que representaban.

Según el juez Juan José Vélez, entre 2009 y 2013 hubo una colaboración entre UGT-A y proveedores para obtener financiación a través de subvenciones destinadas a cursos de formación, pero que terminaban siendo utilizadas para otros fines.

Un antiguo empleado de UGT-A testificó que se usaban facturas fraudulentas con el dinero de las subvenciones para financiar gastos no relacionados con los cursos. Este excedente se utilizaba para pagar gastos que no podían ser cubiertos por las subvenciones.

La Guardia Civil descubrió que había descuentos ofrecidos por los proveedores a UGT Andalucía por grandes volúmenes de compras, pero que estos descuentos no eran informados a la Junta, que era la entidad encargada de supervisar las subvenciones.

Según un ex trabajador de UGT-A, los acusados Federico Fresneda y María Charpín gestionaban el dinero obtenido gracias a las subvenciones de forma fraudulenta.

Se reveló que a través de la sociedad instrumental del sindicato, Soralpe, se hicieron anticipos y pagos mensuales a varios cargos de UGT-A con el dinero de las subvenciones, incluso se pagó un viaje a Costa Rica a un líder del sindicato.

Un contador de UGT-A explicó que se trabajaba con facturas por bienes o servicios que aún no habían sido entregados, generando un saldo a favor del sindicato. Sin embargo, luego las entregas de los materiales se realizaban, generando discrepancias entre las facturas y las entregas.

La defensa de UGT Andalucía argumentó que se ha criminalizado una cuestión administrativa y negó que el sindicato deba responder como responsable civil, citando un acuerdo firmado en 2022 entre UGT Andalucía y la Junta para fraccionar los reintegros solicitados por la Administración.