Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

El sobrecoste del fracaso escolar en Andalucía alcanza los 1.067,2 millones, representando el 23% del gasto a nivel nacional.

El sobrecoste del fracaso escolar en Andalucía alcanza los 1.067,2 millones, representando el 23% del gasto a nivel nacional.

SEVILLA, 13 Ene. - El fracaso escolar en Andalucía durante el curso 2022-2023 ha tenido un impacto económico significativo, ascendiendo a 1.067,2 millones de euros, lo que representa un 23% del total nacional, que alcanzó los 4.596 millones de euros. Estos costos incluyen la repetición de cursos, la falta de obtención de títulos al finalizar la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y el abandono temprano de los estudios.

Estos datos se desprenden del Informe 'El coste económico del fracaso escolar en Andalucía', elaborado por la empresa internacional de tecnología educativa dide.org y consultado por Europa Press. Según el informe, los costos de la repetición en Educación Primaria, ESO y Bachillerato ascienden a 386,3 millones de euros; la falta de aprovechamiento de recursos debido al fracaso escolar en ESO supone 368,9 millones de euros; y el abandono temprano en Bachillerato, Grado, Grado Medio y Grado Superior suma 102,1 millones, 85 millones, 57,3 millones y 67,5 millones de euros, respectivamente.

Asimismo, el informe revela que en 2022, un total de 11.008 estudiantes de Educación Primaria, 37.556 estudiantes de ESO y 9.292 estudiantes de Bachillerato repitieron curso en Andalucía. Además, se suman 53.289 estudiantes que abandonaron la ESO sin obtener el título, 14.752 que abandonaron tempranamente el Bachillerato y 28.370 estudiantes que abandonaron los estudios en Grado, Grado Medio y Grado Superior.

Por otro lado, el informe destaca que en Andalucía la tasa de idoneidad inversa, que se refiere a estudiantes de 15 años que no están en el curso correspondiente a su edad, alcanza el 29,8%, por encima de la media nacional del 24,5%. Esta tasa varía entre el 12,7% de Cataluña y el 39,8% de Melilla. En cuanto a los estudiantes de 12 años, la tasa media es del 12,1%, oscilando entre el 5,3% de Cataluña y el 21% de Ceuta. En Andalucía, la tasa correspondiente a este grupo de edad es del 12,8%.

En términos de tasas de fracaso escolar, que se refiere a estudiantes que abandonan la ESO sin obtener el título, el informe estima que el 12,9% de los estudiantes de la ESO en España, es decir, un total de 180.693 alumnos, abandonaron esta etapa sin obtener el título. En Andalucía, esta tasa alcanza el 17%, por encima de la media nacional. Las comunidades autónomas por debajo de esta media son Cantabria, País Vasco, Navarra, Canarias, Asturias, Galicia, Cataluña, Castilla y León, Extremadura, Aragón y Madrid. Por encima de Andalucía se encuentran Comunidad Valenciana, Baleares, La Rioja, Castilla-La Mancha, Melilla, Murcia y Ceuta.

Otro aspecto relevante para calcular el "sobrecoste económico" es el abandono temprano, que se refiere a la población de 18 a 24 años que abandona sus estudios sin completarlos, especialmente en Bachillerato y Grados. En 2022, la media nacional de abandono escolar fue del 13,9%, mientras que en Andalucía se situó en el 15,3%.

El informe concluye que una reducción del 10% en la tasa de repetición escolar en Educación Primaria, ESO y Bachillerato, mediante herramientas de detección temprana y medidas adecuadas, podría ahorrar 38,6 millones de euros y beneficiar a 5.786 estudiantes. Asimismo, esta reducción aplicada a los estudiantes que abandonan la ESO permitiría un ahorro de 36,9 millones de euros y ayudaría a 5.329 estudiantes a obtener el título correspondiente.

Según Elena Betés, CEO de dide.org, el fracaso escolar es un fracaso como sociedad y tiene impactos familiares significativos. Betés destaca que el "sobrecoste económico es solo la punta del iceberg" y señala que en un mundo en el que el aprendizaje constante es crucial, no podemos permitir que medio millón de jóvenes carezcan de una educación relevante para su futuro profesional. Betés insta a identificar los problemas de manera temprana y apoyar a los docentes, considerados como el pilar clave del desarrollo en Andalucía.