Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

La madre de Gabriel Cruz rechaza participar en documentales o series.

La madre de Gabriel Cruz rechaza participar en documentales o series.

ALMERÍA, 7 May.

La madre del niño Gabriel Cruz conocido como 'El pescaíto', quien fue cruelmente asesinado por la expareja de su padre, Ana Julia Quezada, convoca una concentración para el próximo sábado, 11 de mayo. Bajo el lema 'Nuestros peces no están en venta', pretende rechazar las producciones audiovisuales que buscan lucrarse con la trágica muerte de su hijo.

Patricia Ramírez, madre de Gabriel, ha sido clara en su posición desde el principio, rechazando cualquier oferta de realizar documentales o series sobre el caso. A través de un comunicado en redes sociales, ha expresado su descontento por aquellos que intentan aprovecharse de la desgarradora historia de su hijo.

Ramírez ha anunciado que ofrecerá una rueda de prensa en la Diputación Provincial de Almería el sábado 11 de mayo, antes de unirse a la concentración en el 'Ballena de Gabriel'. Este lugar en la playa de las Almadrabillas se ha convertido en un símbolo de homenaje al pequeño Gabriel.

La madre del niño asesinado ha solicitado el apoyo de la comunidad para evitar la realización de proyectos que utilicen la imagen de su hijo. Denuncia irregularidades y personas que buscan lucrarse en medio de su dolor, y hace un llamado a la ética y la decencia en la sociedad.

En busca de un futuro más llevadero, Patricia Ramírez ruega por la solidaridad y el apoyo del público. Su lucha por preservar la memoria de su hijo ha sido constante, incluyendo una campaña para proteger la imagen de Gabriel en medios digitales y redes sociales.

La madre de Gabriel también ha exigido un tratamiento adecuado de los sucesos noticiosos, evitando el sensacionalismo y respetando la intimidad de las víctimas. Con un llamado a la reflexión y al cambio de prácticas, busca proteger la labor periodística y la dignidad de quienes sufren pérdidas trágicas.

Patricia Ramírez, en honor a su hijo y en defensa de otras víctimas, ha decidido alzar la voz contra la explotación de tragedias personales. Su lucha por la justicia, la ética y la dignidad resuena en un país que necesita compasión y profesionalismo en cada historia que se cuenta.

La madre de Gabriel Cruz continúa su batalla por una representación respetuosa de la memoria de su hijo y de todas las víctimas de violencia. Su valentía al enfrentar la mediatización del caso sirve como ejemplo de la lucha por la verdad y la justicia en un mundo lleno de intereses divergentes.