Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

La madre de Gabriel sospecha que Ana Julia Quezada pudo contactar con otras productoras.

La madre de Gabriel sospecha que Ana Julia Quezada pudo contactar con otras productoras.

En un giro sorprendente, Patricia Ramírez, madre del trágicamente fallecido niño Gabriel Cruz, ha decidido tomar medidas legales para investigar si la asesina de su hijo, Ana Julia Quezada, ha firmado algún contrato para realizar una producción sobre el caso. Ramírez ha expresado su preocupación por la posibilidad de que haya televisión o plataformas involucradas en este controvertido proyecto.

Mediante su perfil en la red social 'X', Ramírez reveló que recibió un documento de la directora de una productora con la que Quezada había contactado a través de la Guardia Civil, confirmando la cancelación de la docuserie. La madre de Gabriel Cruz agradeció este gesto, pero sigue interesada en investigar cualquier otro proyecto en el que esté involucrada Quezada.

Patricia Ramírez sospecha que podría haber otra productora o plataforma interesada en trabajar con Quezada, y planea tomar acciones legales contra la presa y su abogado defensor. Estas sospechas se basan en la información recopilada durante la investigación de la Guardia Civil y en un informe remitido desde la prisión de Brieva a la Audiencia Provincial de Almería el mes pasado.

Según Ramírez, dicho informe revelaba que Quezada había expresado interés en participar en un documental o serie sobre el asesinato de Gabriel Cruz, con el objetivo de obtener ingresos para hacer frente a la responsabilidad civil derivada del delito. Además, la presa afirmaba tener la necesidad de contar su versión de los hechos y explicarse ante el público.

El mismo informe detallaba el nombre de la plataforma audiovisual y de los periodistas involucrados en el proyecto, aunque desde la prisión no podían verificar esta información. Ramírez también mencionó que Quezada y su abogado habrían concertado una reunión para discutir el contrato a firmar y los términos económicos asociados.

Ante esta situación, la prisión de Brieva informó a Quezada de que estas acciones excedían los límites permitidos en cuanto a comunicaciones, lo que sugiere un mal uso de los contactos con amigos, familiares y periodistas. La prisión, en consecuencia, denegó a Quezada la comunicación con estos periodistas debido a la naturaleza fraudulenta de sus acciones.