Save the Children critica las ayudas insuficientes a familias andaluzas en el presupuesto 2024.

Save the Children critica las ayudas insuficientes a familias andaluzas en el presupuesto 2024.

Save the Children ha criticado las insuficientes ayudas a las familias andaluzas contempladas en el próximo presupuesto, enfatizando en la pobreza infantil que persiste en la comunidad. La organización pide a la Junta que revierta la situación y priorice los derechos de la infancia en las cuentas públicas que se debaten en la cámara andaluza.

Según datos de la Encuesta de Condiciones de Vida, la pobreza infantil severa ha aumentado en Andalucía en 1,5 puntos durante el último año, afectando al 15% de los menores de 18 años en la región. Ana Sánchez, responsable de Incidencia Política de Save the Children en Andalucía, destaca que esta realidad implica que un 15% de niños y adolescentes no tienen suficiente abrigo en invierno, no pueden alimentarse adecuadamente o no pueden acceder a gafas aunque las necesiten debido a una carencia material severa.

Al analizar el Proyecto de Ley del Presupuesto de la Comunidad Autónoma de Andalucía para 2024, Save the Children considera que, aunque ha habido un incremento de 17,000 euros en la partida presupuestaria de Ayudas económicas para familias de la Consejería de Inclusión Social, Juventud, Familias e Igualdad, sigue siendo insuficiente al tomar en cuenta los datos de pobreza, la inflación y el aumento en los gastos que las familias deben afrontar debido al coste de la crianza. Además, la organización muestra preocupación por el recorte en la partida destinada a la Renta Mínima de Inserción Social (Rmisa), la cual ha disminuido de 73,500,000 euros en 2023 a 30,000,000 euros en 2024.

Save the Children defiende que las ayudas económicas a las familias son fundamentales para combatir la pobreza infantil y promover una sociedad más justa. Por ello, han lanzado la campaña "Malabares para llegar a fin de mes" para visibilizar la situación de miles de familias en la comunidad y pedir al Parlamento de Andalucía que apruebe unos presupuestos que tengan en cuenta los derechos de la infancia. Las principales líneas de la campaña son vivienda, educación 0-3, alimentación saludable, el coste de la vida y salud mental.

Save the Children señala que el 20% de las familias andaluzas destinan una parte demasiado elevada de sus ingresos al pago de la vivienda, lo cual impide afrontar otros gastos necesarios para la crianza y aumenta el riesgo de desahucios por impago. Por ello, se solicita una Ley de Vivienda andaluza que garantice el derecho a una vivienda digna y el uso social de la misma, acompañada de una reforma en el sistema de ayudas que permita atender las necesidades relacionadas con el acceso y la estabilidad en la vivienda.

En cuanto a la educación infantil, Save the Children resalta que el acceso a esta etapa es un derecho de todos los niños andaluces y promueve la igualdad de oportunidades. La organización insiste en la importancia de garantizar plazas en escuelas infantiles cercanas al domicilio y asequibles de acuerdo a la renta, así como una educación inclusiva y de calidad.

La falta de acceso a una alimentación equilibrada ha aumentado tras la pandemia, afectando principalmente a los hogares con menos recursos. Save the Children busca ampliar el número de comidas escolares y la cobertura de las becas de comedor, estableciendo el umbral de la pobreza como requisito mínimo para acceder a estas ayudas.

Save the Children recalca que un 15% de los niños en Andalucía viven en situación de pobreza severa y afirma que crecer sin recursos tiene un impacto duradero. Por ello, proponen reformular la Renta Mínima de Inserción Social en Andalucía para llegar a la infancia más vulnerable, en sistema compatible y complementario con el Ingreso Mínimo Vital.

Los niños que viven en hogares con menos recursos tienen cinco veces más probabilidades de sufrir trastornos y Andalucía tiene la ratio más baja de psicólogos clínicos en Europa. Save the Children destaca la importancia de aumentar el número de profesionales especializados en salud mental, especialmente en infancia y juventud, y promover unidades especializadas y tratamiento temprano.

Save the Children concluye recordando que la red que sostiene a quienes realizan malabares en el circo es sostenida en la vida real por la comunidad, la familia y las políticas públicas que contribuyen a cuidar y apoyar la vida.

Tags

Categoría

Andalucía