Crónica Andalucía.

Crónica Andalucía.

Andalucía finalizó 2023 con un déficit de 2.210 millones de euros, representando el 1,13% de su PIB.

Andalucía finalizó 2023 con un déficit de 2.210 millones de euros, representando el 1,13% de su PIB.

En la rueda de prensa de este jueves, la vicepresidenta primera y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, presentó los datos de ejecución presupuestaria que revelan que Andalucía cerró el año 2023 con un déficit de 2.210 millones de euros, lo que equivale al 1,13% de su PIB.

Este déficit es mayor que el registrado en el año 2022, cuando fue de 1.347 millones, es decir, el 0,75% de su PIB, según información proporcionada por el Ministerio de Hacienda consultada por Europa Press.

Además, el déficit andaluz del año pasado supera el promedio de las comunidades autónomas en 2023, que fue del -0,91% del PIB de esas administraciones, totalizando un monto de 13.254 millones de euros en términos absolutos.

Otras once comunidades autónomas también presentaron déficit al cierre del 2023, como Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Extremadura, Galicia, Comunidad de Madrid, Región de Murcia, La Rioja, Comunidad Valenciana y País Vasco.

Por otro lado, cinco comunidades autónomas lograron tener superávit en el 2023, incluyendo a Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria y Navarra.

En cuanto a los ingresos de las comunidades, estos aumentaron un 5,8% alcanzando los 236.453 millones de euros, mientras que los gastos se incrementaron en un 4,6% llegando a los 249.707 millones. Montero destacó que la recaudación por impuestos de las comunidades creció un 13,4%, aunque advirtió que los tributos propios registraron una disminución de recaudación de alrededor de 1.500 millones de euros debido a las rebajas fiscales implementadas por las comunidades.

El déficit de todas las administraciones públicas en el año 2023 fue del 3,66% del PIB, por debajo de los datos del 2022 (4,7%), logrando así superar el objetivo comprometido con Bruselas del 3,9%.

María Jesús Montero resaltó que el déficit público se ha reducido en 6,4 puntos desde el pico alcanzado en el 2020, luego del inicio de la pandemia. La ministra de Hacienda también mencionó que el esfuerzo fiscal del Estado para hacer frente a la pandemia y las consecuencias de la guerra en Ucrania ascendió a 120.000 millones de euros, descontando avales y préstamos.

Para el presente año 2024, el Gobierno mantiene la previsión de que el déficit público disminuya al 3% del PIB, en cumplimiento con el Pacto de Estabilidad de la Unión Europea.

En lo que respecta a los subsectores, la Administración Central fue la que más esfuerzos realizó para reducir el déficit, pasando del 3,1% en el año 2022 al 2,1% en el año 2023, totalizando 30.828 millones de euros.

Entre tanto, las comunidades autónomas se desviaron de la tasa de referencia comprometida con Bruselas, pasando del 0,6% al 0,9% de déficit en el 2023.

Por su parte, los ayuntamientos presentaron en el 2023 un déficit del 0,09% llegando a los 1.263 millones de euros, mientras que los Fondos de la Seguridad Social mantuvieron su déficit en 0,56% del PIB, totalizando 8.211 millones de euros.

Los ingresos tributarios crecieron un 6,4% llegando a los 271.935 millones de euros, mientras que el gasto en consumo aumentó un 3,8% gracias a la caída de los precios energéticos por las rebajas en los impuestos especiales.

En general, los ingresos vinculados al gasto tuvieron un comportamiento similar al año anterior debido a las reducciones de IVA en alimentos y energía. De hecho, de no ser por estos cambios normativos, los ingresos habrían aumentado en 3.342 millones adicionales, lo que representaría un incremento del 7,8% en la recaudación.

Detallando los ingresos por impuestos, se recaudaron 120.280 millones por IRPF, un 9,9% más que en el 2022, y 35.060 millones en el Impuesto sobre Sociedades, un 9% más. Estos datos reflejan que los beneficios empresariales se mantienen en un buen ritmo, creciendo más del 15%.

En cuanto al IVA, los ingresos aumentaron un 1,6% a pesar del incremento del gasto sujeto a él en un 7,4%, principalmente por rebajas en este impuesto sobre alimentos y energía, lo que causó una disminución de la recaudación de 4.300 millones.

En relación a los Impuestos Especiales, se recaudaron 20.757 millones de euros, manteniéndose en línea con las previsiones del 2023. En comparación con el 2022, la recaudación aumentó en 533 millones, un 2,6% más.

Los ingresos más destacados fueron por hidrocarburos con más de 12.000 millones, aunque solo aumentaron un 0,6%, seguidos por labores de tabaco con más de 6.700 millones, donde el crecimiento se concentró en labores distintas de los cigarrillos. En contraste, el consumo de cigarrillos disminuyó casi un 5%.

Los ingresos por alcohol descendieron un 7,2% debido al menor consumo de este tipo de bebidas, aunque en el caso de la cerveza se mantuvieron en niveles similares al 2022. Por otro lado, los ingresos por plásticos no reutilizables o carbón se mantuvieron de acuerdo a las previsiones para el ejercicio.